tentaculo derecho

Cien Días de Noche

Posición en el ránking

4658 de 8021.

Reparto

Protagonistas

Perséfone

Un espíritu libre. Terca y preparada para todo. Perséfone se hace con el foco principal en Cien Días de Noche sin pedir permiso ni perdón.

A pesar de los esfuerzos de su madre para protegerla del mundo, Perséfone quiere ser parte de él, y aborda todas las cosas de la vida, buenas y malas, con un entusiasmo imperturbable.

Es la diosa de las cosechas y la abundancia, y es más feliz cuando está rodeada de las cosas y la gente a la que ama.

Hades

En contraste con la radiante y luminosa Perséfone, Hades es un hombre callado y de pocas palabras que a menudo prefiere el silencio al desacuerdo, incluso si muy paga caro esto último.

El haber sido el Rey del Inframundo y todos su territorios desde que era muy joven le ha enseñado bien a asumir el peso de la responsabilidad - demasiado bien, si preguntas a los más cercanos a él.

Se enorgullece de su trabajo y trata a cada alma que pasa por su reino con sumo respeto.

Reparto

Atenea

Se puede decir que es la más juiciosa del panteón. Atenea es a menudo la voz de la razón en la maraña de emociones que la familia permite que les controle.

Protege ferozmente a todos sus hermanos, y siendo tan leal hasta la médula como es, no es difícil ver por qué se refieren a ella como la hija dorada del rey. Se ha ganado la reputación de ser fría y poco afectuosa, pero no es ningún secreto que Atenea es el ancla que muchas veces es la diferencia entre unidad y discordia para los dioses.

Démeter

La actual diosa de las cosechas ha estado viviendo una vida de retiro en Eleusis desde el final de la Titanomaquia, aislada de la familia a excepción de su hija. Allí comenzó una vida de simplicidad y soledad para ellas, y permitió que pocos amigos se acercaran a Perséfone y aún menos aventuras para ella, incluso ha rechazado a cada Olímpico que solicitó la mano de Perséfone.

Los dioses del panteón la tienen por una madre celosa y vigilante, aunque no sea del todo cierto. Sin embargo, sus deseos y los de su hija recientemente han dejado de coincidir.

Tánatos

Como miembro de la raza en declive de los daimones, Tánatos es una rareza en un mundo habitado por dioses y humanos, pero esto no le impide ser irritantemente alegre e ingeniosamente áspero al mismo tiempo. Fue adoptado a una edad muy temprana por un caritativo - y algunos dirían estúpido - Hades. Al haber crecido en el Inframundo, lo conoce mejor que la mayoría.

Tánatos se encarga de guiar a las sombras perdidas de los muertos al reino de más allá, donde encuentran la paz eterna o...su juico. No os dejéis engañar por su espíritu sereno: Tánatos es mortífero donde los halla.